Consultorio Odontológico

Dr.Germán Barrios

Periodoncia

picture

El término enfermedad periodontal describe un grupo en infecciones localizadas que afectan los tejidos que soportan y rodean los dientes. Los dos tipos más comunes de enfermedad periodontal son la gingivitis y la periodontitis. La gingivitis, una condición previa y reversible es una inflamación de los tejidos que rodean los dientes. Los sujetos con gingivitis tienen las encías blandas, edematosas y rojizas que pueden sangrar bajo una presión moderada como es el cepillado de dientes. La periodontitis es una condición inflamatoria progresiva que destruye las fibras de los ligamentos periodontales y el hueso alvéolar y puede, eventualmente ocasionar la pérdida de los dientes. Aunque la gingivitis suele preceder a la periodontitis, no todas las gingivitis progresan a periodontitis.

Para todas las personas, la clave para prevenir la enfermedad periodontal estriba en una buena higiene oral y un mantenimiento dental regular. Un tercer elemento crucial para los diabéticos es un buen control de la glucemia; la diabetes mal controlada favorece o promueve el desarrollo de la enfermedad periodontal.

Prevalencia

La periodontitis es muy frecuente: aproximadamente el 50% de los adultos norteamericanos sangran por las encías y más del 80% muestran una evidencia objetiva de enfermedad periodontal. La prevalencia y severidad de la enfermedad aumenta marcadamente con la edad. El 8% de los adultos menores de 65 años y el 34% de los mayores de 65 años muestran evidencia de una destrucción periodontal avanzada. Entre los niños y adolescentes con diabetes insulino-dependiente mal controlada y entre los adultos con diabetes no insulino-dependiente también pobremente controlada, la prevalencia de la enfermedad periodontal es considerablemente mayor que entre sus homólogos no diabéticos. La severidad de la enfermedad periodontal es también mayor entre las personas con diabetes.

Patofisiología La enfermedad se inicia mediante los efectos de los productos metabólicos de las bacterias de la placa dental. Otros factores asociados incluyen el tabaco, la deficiencia en vitamina C y las prótesis dentales. La enfermedad parece agravarse por los niveles plasmáticos de glucosa elevados o por otras condiciones asociadas a un pobre control de la glucemia. La alteración de la flora microbiana, la disminución del sistema inmunológico, las lesiones vasculares y el metabolismo del colágeno anormal pueden contribuir al desarrollo y al agravamiento de la enfermedad periodontal entre las personas con diabetes.

Prevención

Una buena higiene es esencial para la salud periodontal. Para asegurarse de que los enfermos con diabetes son conscientes de la importancia de mantener un buen control glucémico y un régimen efectivo de higiene oral, el facultativo deberá seguir los siguientes puntos:

Un cepillado y enjuagado eficaces eliminan la mayor parte de la placa supragingival. La placa subgingival así como los cálculos (depósitos de placa y sarro) pueden requerir un tratamiento profesional. En algunos enfermos, el odontólogo podrá prescribir enjuages antiplaca como los antisépticos a base de clorhexidina. Para evaluar la higiene oral del enfermo, el dentista podrá pedir al enfermo que demuestre como se cepilla los dientes y, si el procedimiento es incorrecto, le dará las intrucciones precisas para asegurar un cuidado efectivo de los dientes.

Detección

Para determinar si un paciente tiene un mayor riesgo para desarrollar la enfermedad periodontal, el facultativo deberá interrogar al enfermo acerca de sus hábitos higiénicos. ¿Se cepilla el enfermo los dientes dos veces al día? ¿Qué accesorios utiliza el sujeto para limpiarse la boca? ¿Cuando ha ido por última vez al dentista? ¿Está experimentando el enfermo alguno de los síntomas siguientes: mal sabor de boca, halitosis, encías dolorosas, sangrantes, inflamadas, dificultad al masticar o se le mueven los dientes?

El facultativo deberá inspeccionar la boca del enfermo a la búsquesa de signos de enfermedad periodontal: encías inflamadas, placa excesiva, mal olor característico de la enfermedad periodontal, recesión gingival, etc. Los enfermos que muestran alguno de estos signos deberá ser remitidos al odontólogo Puede existir una severa enfermedad periodontal sin síntomas de inflamación. Es, por tanto necesario un examen dental completo, incluyendo el sondaje de las bolsas, para determinar la presencia y severidad de la infección periodontal.

Tratamiento

El facultativo deberá tratar la enfermedad periodontal ayudando al enfermo a mantener un buen control de la glucemia. Las restantes medidas entran en el área del profesional odontólogo que iniciará el tratamiento de la enfermedad periodontal eliminando la placa de las áreas infectadas de la boca del enfermoSi la infección y la destrucción han progresado demasiado, el odontólogo podrá prescribir tratamiento antibiótico, llevar a cabo procesos de regeneración y tratamiento quirúrgico o, por último, extraer los dientes. El facultativo deberá colaborar con el odontólogo en la planificación del tratamiento y deberá ser consultado tanto si el enfermo es tratado con antibióticos u hospitalizado.

Regresar